Bruxismo, un mal de nuestra época

clínica dental adeslas moratalaz, clínica dental moratalaz

¿Te levantas algunos días por la mañana con dolor de mandíbula? ¿Sientes que no has dormido bien y tu dentadura está dolorida? Puede que padezcas algo por desgracia muy común en nuestros días, el bruxismo, o lo que es lo mismo, que durante el sueño y de forma involuntaria, apretas o rechinas los dientes.

Apretar los dientes puede ejercer presión sobre los músculos, tejidos y otras estructuras alrededor de la mandíbula. Los síntomas pueden causar problemas en la articulación temporomandibular y un significativos desgaste de las piezas dentales o incluso rotura de las mismas.

Los síntomas del bruxismo son muy amplios y discutidos pero generalmente son:

  • Ansiedad, estrés y tensión
  • Depresión
  • Dolor de oído
  • Trastornos alimentarios
  • Dolor de cabeza
  • Sensibilidad muscular
  • Sensibilidad dental a las bebidas o alimentos calientes, fríos o dulces
  • Insomnio
  • Dolor o inflamación de la mandíbula

Una evaluación puede descartar otros trastornos que pueden causar un dolor mandibular o un dolor de oído similares.

Tratamiento

Los objetivos de los tratamientos on reducir el dolor, prevenir el daño dental permanente y disminuir el rechinamiento de los dientes lo más que se pueda.

Las siguientes medidas de cuidados personales pueden ayudar a aliviar el dolor:

  • Aplicar hielo o calor húmedo en los músculos de la mandíbula inflamados.
  • Evitar comer alimentos duros como nueces, dulces o carnes muy cocinadas.
  • Evitar masticar chicle.
  • Tomar mucha agua todos los días.
  • Dormir bien.
  • Aprender ejercicios de estiramiento fisioterapéuticos para ayudar a recuperar la acción de los músculos y articulaciones a cada lado de la cabeza para regresar a la normalidad.
  • Masajear los músculos del cuello, de los hombros y de la cara, y buscar cuidadosamente nódulos pequeños y dolorosos, denominados puntos desencadenantes, que pueden causar dolor a lo largo de la cabeza y la cara.
  • Relajar los músculos faciales y mandibulares durante todo el día. El objetivo es hacer de la relajación facial un hábito.
  • Tratar de reducir el estrés diario y aprender técnicas de relajación.

A nivel clínico, para evitar el evidente daño a los dientes, se utilizan protectores bucales o aparatos (férulas) para el tratamiento del rechinamiento y presión de los dientes y de los trastornos de la articulación temporomandibular. Una férula puede ayudar a proteger los dientes de la presión del rechinamiento.

Existen muchos tipos de férulas; algunas de ellas encajan en los dientes superiores y otras en los inferiores. Estos aparatos están diseñados para mantener la mandíbula en una posición más relajada, por lo que lo ideal es acudir a su dentista, que le recomendará qué tipo es el más adecuado para su dentadura y establecerá una serie de revisiones para controlar el proceso.

Fuente: http://1.usa.gov/1gj42xq

Deja una respuesta

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>