No perder el juicio por las muelas

clínica dental adeslas moratalaz, clínica dental moratalaz

Han surgido a lo largo de la historia miles de “mitos y leyendas” sobre las dichosas muelas del juicio, sin que muchas veces entendamos muy bien por qué aparecen estas piezas dentales, el por qué de las complicaciones que causan y los motivos por los que muchas veces deben extraerse. A lo largo de este artículo vamos a intentar despejar algunas de las principales incógnitas sobre estas piezas dentales con tan mala fama.

Las muelas del juicio son el tercer molar, también llamado cordal, que suele aparecer a las edades entre 17 y 25 años, pudiendo incluso no hacerlo nunca, aunque pueden aparecer a edades más tempranas o mucho más adelante. Se llaman muelas del juicio ya que a la edad en que aparecen se supone que la persona tiene un juicio más desarrollado y completo que cuando aparece el resto de la dentición definitiva. Existen cuatro muelas cordales, una por cada cuadrante bucal, y se sitúan en la última posición de la línea de la dentadura, al fondo de la boca. Las muelas del juicio suelen afectar a otros dientes al desarrollarse, empujándolos o saliendo “torcidos“, spor lo que en esos casos se suelen extraer.

¿Por qué las tenemos?

Estas piezas dentales son los últimos vestigios de nuestra evolución como especie, ya que nuestros antepasados hace un millón de años tenían unos maxilares muy desarrollados con un cuarto molar incluso. Actualmente por la evolución y los rasgos más finos, el hombre moderno no sólo no cuenta con ese cuarto molar, sino que no siempre tiene espacio para el tercero, es decir, las muelas del juicio. Cuando estas aparecen en escena, todas las demás piezas están acomodadas y el crecimiento y desarrollo de los maxilares está llegando a su fin o ya está totalmente estabilizado y no van a crecer más.

¿Para qué sirven?

Hace unos cuantos cientos de miles de años estas piezas eran indispensables para triturar mejor los alimentos que se comían crudos, hoy realmente no nos sirven para nada excepto para generar en muchos casos problemas con nuestros dientes. La realidad es que estas piezas pueden llegar a ser útiles cuando has perdido una muela y esta se desplaza y ocupa su lugar de una manera aceptable, o cuando has tenido que extraer alguna muela y la del juicio está en perfecto estado.

¿Cuales son los problemas más comunes que causan las muelas del juicio?El principal problema que generan las muelas del juicio en su crecimiento, es a causa de un bloqueo con otras piezas dentales o enquistamiento, que provocan que al no desarrollarse adecuadamente, causen dolor e infección. Esto suele ocurrir generalmente debido a la falta de espacio, pudiendo quedarse bloqueadas en distintas posiciones.

Esta pieza sin espacio, puede generar distintos problemas en la boca del paciente:

  • Infección o enfermedad de las encías.
  • Infección en el hueso
  • Infección y caries en los dientes vecinos.
  • Quistes foliculares y dolores frecuentes.

Ante la duda sobre el crecimiento de estas piezas, lo mejor es consultar a tu dentista, revisar la zona incluso con una radiografía para cerciorarse que el crecimiento es correcto y no afecta a ninguna otra pieza próxima y en caso de sufrir molestias o dolores, plantear a su dentista una posible extracción.

Deja una respuesta

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>